21 de setembre, 2006

Cuando Catalunya decide su futuro

Es sabido. La gran anormalidad de la democracia catalana, si se contextualiza en el marco del resto de democracias europeas, es que en ella el combate político, desde la transición y la recuperación de las libertades, no se ha centrado en el eje clásico izquierda-derecha, sino en otro eje, diríamos específico del tablero político catalán, como es el eje España-Cataluña. Las campañas electorales de las autonómicas se centraban más en la capacidad de los partidos para defender «los intereses de cataluña», que en su capacidad para defender los intereses de una u otra de las clases sociales que forman este país. Fue la obra maestra de Pujol, que le permitió vencer cómodamente durante dos décadas.


Con la llegada del tripartito, si vamos a los hechos y dejamos el ruido aparte, esta anormalidad empezó a corregirse. La alianza para formar gobierno se fraguó de acuerdo con la lógica izquierda-derecha: los tres partidos de la izquierda, PSC, ERC e ICV formaron mayoría, con un programa claramente social. Después de tres años de ejecución presupuestaria, la obra de gobierno realizada por el tripartito es la mejor prueba posible del abismo que media entre un gobierno de izquierdas y uno conservador, también a nivel autonómico.La mejor prueba de cómo entre el modelo de Estado de Bienestar de la izquierda y el de la derecha nacionalista hay un mundo.

Vayamos punto por punto. ¿Qué gobierno ha hecho un pacto nacional por la educación, que permitirá poner freno a la creciente divergencia entre la calidad de la escuela pública y la de la escuela concertada que venía sufriendo cataluña en el último lustro, a cuenta del aumento de los alumnos inmigrantes? ¿Qué gobierno catalán ha conseguido arrancar del Ejecutivo central un pacto sin precedentes para financiar el déficit estructural de la sanidad catalana? ¿Qué gobierno ha impulsado un plan de vivienda que ha construido -o empezado a construir- en tres años el triple de viviendas sociales que los gobiernos anteriores en cuatro? ¿Qué gobierno ha aprobado una ley de prestaciones económicas de carácter social que según las estimaciones hechas reducirá, en el plazo de seis años, la pobreza en Cataluña en un tercio? ¿Qué gobierno ha incrementado en 2000 efectivos la plantilla de los Mossos d´Esquadra, casi un 15% más?

Miremos el capítulo que miremos, educación, salud, vivienda, servicios sociales, seguridad, la comparación no ofrece dudas. Hay un modelo de Estado de Bienestar de izquierdas, que cree en el sector público y su capacidad para distribuir igualitariamente las oportunidades, y un modelo, el de CiU, que segrega la escuela concertada de la pública, incapaz de atajar la degradación financiera de la sanidad pública, sin política de vivienda social, que propone eliminar un impuesto tan progresivo como el de sucesiones, y no seguimos porque no hace falta. cataluña, en unas autonómicas, lo que decide es qué modelo social prefiere, cuál elige.

El reto de los socialistas catalanes es convencer a una parte del electorado catalán que los apoya en las generales, pero que no acaba de hacerlo todavía igual de masivamente en las autonómicas, de que son éstas elecciones aquellas que más afectan su vida cotidiana. Es a este electorado a quien le va la vida en la calidad de los servicios públicos, de los colegios, los hospitales, la seguridad. En las autonómicas no nos jugamos ya, una vez aprobado el Estatut, la identidad y el reconocimiento de cataluña, sino el tipo de Estado del Bienestar que queremos para nosotros, nuestros hijos y nuestros padres.

Publicado en el diario EL MUNDO de Catalunya, 15 de septiembre de 2006

5 comentaris:

EX-Socialista ha dit...

Dos cosas:
1) El impuesto de sucesiones des de mi punto de vista no tiene carácter progresista.
Lo tendría si funcionara como el IRPF, por tramas.
Ahora simplemente es un expolio que afecta por igual a uno que hereda una vivienda de 60 metros que a otro que hereda veinte palacios una treintena de coches y muchas otras numerosas posesiones.
2) Estoy de acuerdo contigo cuando dices que la política catalana, atípicamente, dividió la politica entre catalanistas-españolistas. Ahora seria el momento para darle un carácter definitivo a la nueva división que se planteó en su momento: derechas-izquierdas.
Esta claro que CIU, ERC quizás les interese más la división catalanistas-españolistas, ahora bien al PSC también? Que es eso de decir cosas como ahora " es que el señor Mas tiene algun problema en hablar en castellano"?. Des de mi punto de vista, el PSC también quiere una división catalanistas-españolistas.
Ahora bien, se equivocan cuando creen que una inercia de veinti tantos años la podrán cambiar en una campaña electoral y aún menos cuando el PSC da signos claros que quiere españolizar la política catalana. Qualquier persona con un mínimo de memória histórica no le interesa que se españolize la política catalana.
Yo estoy por una división derechas-izquierdas real!! Ni todos los de derechas son super catalanes, ni todos los de izquierdas super españoles, pero no veo a nadie que quiera hacerla efectiva :(

Anònim ha dit...

Hola Toni!! Sóc en Pol d'Esade, no sé si et recordaràs de mi, però per fer-te una mica de memòria, fa un temps, de tant en tant, fèiem una escapada per anaar a dinar amb en Xavi i l'Arnau a un restaurant aprop d'Esade.

En primer lloc felicitar-te per la reelecció, tot i que els resultats per vosaltres no han estat gaire positius... Crec que és normal, no només pel vostre candidat, que no ha acabat d'encaixar dins l'electorat català, sinó pel fet que part dels vots que vau obtenir l'altra vegada, han tornat a resituar-se, al no ser el factor "canvi" decisiu en aquests comicis.

Tot i això us heu sortit amb la vostra: reedició del Tripartit. Està claríssim que era una cosa pactada de lluny, i que potser per això vau apostar per en Montilla, perquè confiàveu en la fórmula del govern anterior. El que m'estranya, però, és l'estratègia del PSOE.

Per una banda, al PSOE no li interessava gens que tornessiu a pactar amb ERC, perqùè això el faria dependent d'ERC a Madrid i, a més, es posaria en contra a CIU, la qual cosa, des del meu punt de vista, no li anirà gens bé.

Per l'altra, donarà un argument de batalla dura, i des del meu punt de vista EFECTIVA, al PP. El PP ha trobat amb l'argument nacionalista, un fil que no té fi, i això ho explotarà fins al final. Ja es veurà el que passa, però m'és difícil entendre aquesta estratègia del PP. Fa 3 anys que no fan una oposició constructiva. No escolto ni llegeixo en cap moment, que els dirigents del PP proposin idees alternatives, simplement es dediquen a interntar explotar les debilitats del PSOE i a crispar.

Bé, tant de bo poguéssim repetir un d'aquells dinars que fèiem en el passat. Crec que puc parlar en nom dels tres (Jo, Xavi i Arnau) per dir-te que ens ho passàvem molt bé.

Et desitjo molt bona sort en aquest nou projecte que tot just comença a rodar. Espero que us vagi bé, no només per tu (que també), sinó pel País. Necessitem una lesgilatura on la gestió sigui el punt dominant en l'obra de govern. Sé que tu tens sentit comú, aplica'l si us plau.

Fins aviat!

Pol

Alumnos ha dit...

Estimado don Antonio: ¿Cuándo piensa usted ponerse al día en este blog? Sus admiradores echamos en falta que usted escriba más. Y de paso le felicitamos por haber conseguido nuevamente un escaño. ¡Viva la Trini!

FERINO DE HIZLA ha dit...

Muy de acuerdo con lo que manifiesta este Peusdeporc

Xavi ha dit...

Les polítiques socials del PSC estarien molt més diluides sense la presència d'una força clarament d'esquerres com ERC.